DENSITOMETRÍA ÓSEA: A CUIDAR LOS HUESOS