La ciática: causas y ejercicios


En la mayoría de los casos del dolor ciático, formará parte del tratamiento recomendado un programa de ejercicios específico, controlado y progresivo, diseñado en torno a la causa de fondo de la ciática. Los ejercicios específicos para la ciática tienen dos propósitos principales:

  • Reducir el dolor ciático a corto plazo

  • Proporcionar acondicionamiento para evitar futuras recidivas del dolor

Generalmente recetarán estos ejercicios específicos y se los enseñarán al paciente un fisioterapeuta, quiropráctico, médico especialista en medicina física y rehabilitación, entrenador atlético certificado u otro especialista en salud vertebral que trate el dolor de pierna y otros síntomas asociados con la ciática.

El ejercicio alivia el dolor ciático

Aunque parezca ilógico, el ejercicio generalmente es mejor para el alivio del dolor ciático que guardar cama. Se puede permitir a los pacientes descansar por uno o dos días después de un recrudecimiento del dolor ciático, pero luego de ese tiempo la inactividad generalmente empeora el dolor. Los músculos y estructuras de la columna vertebral, si siguen sin ejercitarse y sin moverse, pierden forma y se ve afectada su capacidad de apoyar la espalda. Esta pérdida de forma y debilitación pueden llevar a una lesión o a una distensión muscular de la espalda, provocando dolores adicionales. El ejercicio activo también es importante para la salud de los discos vertebrales. Los movimientos facilitan el intercambio de nutrientes y líquidos dentro de los discos, manteniéndolos saludables y evitando la presión en el nervio ciático.


5 vistas