Artrosis: enfermedad reumática común en Adultos Mayores


La artrosis es, en realidad, una enfermedad del cartílago o almohadilla que cubre el extremo de los huesos que termina degenerándose o desgastándose. Al efectuar una radiografía de las articulaciones, especialmente en la columna vertebral, se observa que está presente en una de cada cuatro personas. Como tal, afecta a más de cuatro millones de ciudadanos en nuestro país.

Los principales factores de riesgo son: la edad (a mayor edad mayor frecuencia de la enfermedad, mayor gravedad de ésta y mayor posibilidad de múltiples localizaciones articulares); el sexo (sobre todo femenino en cuanto a artrosis de manos y rodillas y el masculino para la artrosis de cadera); la obesidad; la herencia; algunos defectos congénitos de las articulaciones (como en el caso de la cadera); y la sobrecarga física profesional o deportiva.

La artrosis es la principal causa de incapacidad del anciano y tiene una importante repercusión funcional en articulaciones como la cadera y la rodilla que, cuando están seriamente desgastadas, deben ser intervenidas quirúrgicamente para sustituirlas por prótesis articulares.

Consejos

Son varios los consejos que pueden recibir las personas mayores para prevenir este trastorno, entre los que destacamos los siguientes:

Si la enfermedad ya se ha desarrollado el médico aconsejará un tratamiento que habitualmente consiste en aliviar el dolor con analgésicos o antiinflamatorios, fisioterapia y, en los casos más graves, la cirugía con la implantación de una prótesis articular en la articulación dañada.

Consejos:

  • Evitar el sobrepeso y la obesidad ya que estos son uno de los principales factores en el desarrollo de la enfermedad y pueden perjudicar seriamente las llamadas articulaciones de carga como las rodillas, las caderas, los pies o la espalda.

  • Mantener posturas adecuadas y evitar aquellas que producen sobrecarga de las articulaciones (flexión excesiva del cuello, arrodillarse mucho tiempo, etc.). Por lo tanto, conviene cambiar con frecuencia de postura y descansar.

  • Evitar cargar excesivo peso e intentar repartirlo en los dos brazos.

  • Practicar ejercicios físicos no violentos (nadar, caminar, bicicleta, tablas de gimnasia o gimnasia suave) de forma regular.

Reumatismos de partes blandas

Entre los reumatismos de las partes blandas se encuentra el hombro doloroso, las alteraciones del codo (codo del tenista o del golfista) y de la mano (síndrome del túnel carpiano o compresión de un nervio a su paso por la muñeca o la mano), las tendinitis (inflamación de los tendones), bursitis (inflamación de las bolsas de líquido sinovial que protegen a las articulaciones en diversas localizaciones), etc.

Son problemas muy comunes derivados de las actividades diarias como cargar peso, pequeños o grandes traumatismos, actividades deportivas, trabajos manuales con traumatismos repetidos, etc.

Muchos de estos trastornos se podrían prevenir adoptando medidas protectoras en el desempeño de determinados trabajos, realizando las actividades deportivas acorde con la edad y el grado de entrenamiento de la persona, etc. De todas maneras, cuando se producen con frecuencia son necesarias medidas como el reposo, el calor y los tratamientos médicos (analgésicos, antiinflamatorios, infiltraciones) o rehabilitadores.


21 vistas

Nuestra Empresa

Contacto

  • Facebook
  • LinkedIn - Gris Círculo
  • YouTube - Gris Círculo

Dirección