Cuidado de las uñas en el Adulto Mayor


UÑAS NORMALES

Son aquellas que no están engrosadas, deformadas ni manchadas. Un paciente puede recurrir al Podólogo para que proceda al desbridamiento de las uñas debido a imposibilidad física para alcanzar los dedos de los pies o por una afección como la diabetes o una enfermedad vascular periférica que requiera atención profesional. El instrumental necesario para el desbridamiento de estas uñas comprende un alicate, una gubia o cucharilla de Bowman y un micromotor compatible con fresas de devastación.

Se debe aconsejar a los pacientes o a sus cuidadores que corten las uñas con un corte transversal recto, que limen los bordes siguiendo el contorno de los dedos y que nunca corten hacia los ángulos. Todo detrito suelto debe ser eliminado de los pliegues ungueales. Los bordes cortados deben ser alisados por medio de una fresa devastadora o en su defecto una lima para uñas.

ALTERACIONE MÁS FRECUENTES DE LAS UÑAS

Onicomicosis: Las uñas de los pies afectadas por micosis por lo general se encuentran engrosadas, deformadas y manchadas, y en ocasiones son frágiles. Los detritos se acumulan debajo de ellas elevándolas y separándolas del lecho ungueal. A veces es difícil diferenciar los detritos micóticos del lecho ungueal. Las uñas micóticas suelen volverse más gruesas y al crecer no superan el extremo distal del dedo como ocurre con las uñas normales. Cuando no se desbridan de forma regulas, las uñas micóticas crecen dorsalmente y se asemejan a un cuerno, cuando este deformidad se exacerba se denomina ONICOGRIFOSIS o uña en cuerno de carnero.

Cuando se desbrida este tipo de uña, se cortan en pequeñas secciones cada vez hasta que se pueda identificar el lecho ungueal. En algunas uñas puede ser imposible evitar que se produzcan pequeños cortes en el lecho ungueal.

Una vez que se ha reducido la lámina de la uña con el alicate, se usa el micromotor con la fresa devastadora a elección para alisar y reducir el espesor de la uña. Posteriormente con la gubia o cucharilla de Bowman se eliminará todo el detrito micótico que sea posible sin excederse. En pacientes geriátricos este tratamiento es paliativo, y nunca se debe esperar que la uña vuelva a su condición sana. Existen tratamientos antimicóticos pero por su larga duración y la necesidad de una constancia en su aplicación diaria, es poco corriente que se realice en pacientes geriátricos, a lo más se les aconseje buena higiene y tratamiento antiséptico.

Onicocriptosis o uña incarnada: Es uno de los trastornos más comunes en la población en general y en la anciana en particular. La uña se puede curvar y penetrar en la piel del pliegue ungueal y el tejido de éste puede aparecer hipertrofiado. La presión del calzado desempeña un papel muy importante en la formación de la ONICOCRIPTOSIS.. Cuando la lámina de la uña se introduce en la piel del pliegue ungueal puede producir infección.

Por lo general la molestia se aprecia en el tercio distal del borde de la uña. Es necesario quitar el borde enclavado con un corte lo suficientemente grande como para producir alivio. Esta sección debe ser lo menos profunda posible y teniendo la precaución de no dejar ninguna espícula en el borde por lo que es necesario limar con el micromotor y posteriormente desinfectar la zona y realizar una cura con pomada antibiótica.

Paroniquia: Es la inflamación de uno o ambos pliegues ungueales habitualmente causada por una infección. La onicocriptosis es la causa más frecuente de paroniquia. Los signos de inflamación o de infección incluyen eritema, edema y un posible aumento de la temperatura local, a menudo se observa hipertrofia de los pliegues ungueales formando verdaderos mamelones carnosos. El tratamiento de la paroniquia consiste en la eliminación del borde agresor de la uña para efectuar una incisión y drenar la infección para posteriormente realizar cura oclusiva con pomada antibiótica antiinflamatoria


48 vistas

Nuestra Empresa

Contacto

  • Facebook
  • LinkedIn - Gris Círculo
  • YouTube - Gris Círculo

Dirección